Zanpazu Bizirik Elkarlana-(e)k argitaratua | Ekaina 5, 2009

Industria impulsó dos nuevos parques eólicos poco antes de la llegada de López

EL CORREO 03-06-2009  JOSU GARCÍA
El Gobierno vasco saliente tramitó en marzo la declaración ambiental y de utilidad pública de dos campos de aerogeneradores en Bakio y Orozko

El Departamento vasco de Industria dio un fuerte impulso a la creación de dos nuevos parques eólicos en Vizcaya poco antes del relevo del Gobierno de Juan José Ibarretxe. La consejería otorgó el visto bueno a la tramitación de dos centrales en Jesuri (Orozko) y en el monte Jata. En el primer caso, la orden se firmó al día siguiente de las elecciones del 1 de marzo, mientras que la decisión de instalar un campo de aerogeneradores en el pico que separa los municipios de Maruri, Bakio y Mungia se adoptó tres semanas más tarde. La medida ha generado un «profundo malestar» entre los grupos ecologistas del territorio. Las asociaciones conservacionistas, que preparan una protesta para finales de mes, no comprenden cómo se ha dado curso a dos iniciativas que permanecían paralizadas desde hacía más de dos años y que cuentan con el rechazo explícito de las Juntas Generales.

Los responsables de Industria avalaron la solicitud de autorización administativa y la declaración de utilidad pública de ambas infraestructuras, así como la petición de declaración de impacto ambiental. Aunque estos tres trámites se pueden efectuar por separado, el Ejecutivo saliente prefirió hacerlo de un golpe. Algo que es legal, pero que, según algunas fuentes consultadas, se suele hacer con aquellas iniciativas a las que se quiere imprimir cierta celeridad. Los proyectos deberían de haber visto la luz hace ya tiempo, pero un mandato del Parlamento vasco los bloqueó temporalmente. La actual consejera de Medio Ambiente, la socialista Pilar Unzalu, ha criticado el modo en que el anterior Gobierno impulsó varios proyectos antes de ser sustituido.

Batería de alegaciones

Con la publicación del anuncio en el Boletín Oficial del País Vasco, Industria abrió un plazo para alegar contra ambas infraestructuras. En el caso del parque del monte Jata, este periodo permanecerá abierto hasta el próximo viernes, mientras que para la central de Jesuri ya ha expirado.

La asociación ecologista Izate presentó la semana pasada una batería de objecciones a esta última propuesta. En su escrito, sus responsables son muy críticos con el actual modelo eólico y exigen que entre en vigor «una moratoria» que permita al Ejecutivo autonómico y a los grupos sociales y conservacionistas consensuar una nueva política en este ámbito. El colectivo de Barakaldo transmitió ayer a este diario su intención de plantear también alegaciones al proyecto del Jata.

Por su parte, la asociación del Txorierri Lur Maitea se ha mostrado «muy preocupada» por la tramitación del campo de molinos que ocupará terrenos de Bakio, Maruri y Mungia. «A nadie se le escapa que en esa zona hay un vertedero con residuos altamente peligrosos. Cualquier actividad que se desarrolle a menos de dos kilómetros de distancia del basurero está prohibida, parques eólicos incluidos», advirtió su portavoz, Consuelo Elosua.

Las alegaciones que se presenten contra ambas iniciativas serán trasladadas al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco. Para salir adelante, las dos propuestas deberán pasar obligatoriamente el filtro de esta consejería, ahora en manos de los socialistas. Los ecologistas quieren que el nuevo Ejecutivo se pronuncie sobre la problemática y rechace abiertamente los proyectos eólicos, al menos tal y como están planteados en la actualidad. Por ahora no ha habido un contacto directo, pero los grupos conservacionistas de Vizcaya y Álava han comenzado a moverse en este sentido. Está previsto que, a finales de este mes, se convoque una marcha montañera para expresar el rechazo a la política que mantuvo Industria durante el mandato de Ibarretxe. Los organizadores aprovecharían la cita para demandar al Gobierno autonómico un golpe de timón que traiga nuevos vientos a la estrategia eólica.

En caso de prosperar, los dos proyectos de Jata y Orozko supondrán una inversión de 28,2 millones de euros y la creación de cerca de medio centenar de empleos directos durante aproximadamente medio año. El campo del monte Jesuri está promovido por la empresa Guascor. Contará con ocho aerogeneradores de gran potencia (2,3 MW), que se ubicarán dentro del término municipal de Orozko. La instalación ha provocado también rechazo en la cercana localidad alavesa de Llodio, que se verá afectada por la línea de evacuación de electricidad que se construirá.

Por su parte, la de Jata es una iniciativa de Eólicas de Euskadi, una empresa que actualmente pertenece íntegramente a Iberdrola Renovables, pero que hasta el año pasado estaba participada al 50% por el propio Gobierno vasco, el mismo que el pasado 25 de marzo, con el desembarco socialista en la consejería ya anunciado, decidió dar trámite a la propuesta.


Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

Atalak

%d bloggers like this: